viernes, 23 de octubre de 2015

JESÚS ENRIQUE COLOMBO Apuntes para una biografía / por Fortunato González Cruz



"...Jesús Colombo tiene algo de Ponce, esa sensación de que no hay peligro, pero con la gracia de su adolescencia. Y tiene ángel, musa y duende, como define tales atributos Federico García Lorca. Regresa a Venezuela para torear con su paisano y no menos brillante Manolo Vanegas en la Monumental de Valencia el domingo 29 de noviembre, donde lidiarán novillos de don Juan Campolargo. Una de las novilladas más importantes en la historia taurina de Venezuela..."


JESÚS ENRIQUE COLOMBO
Apuntes para una biografía


Fortunato González Cruz*
¡Cómo no va a ser torero, si es de Táriba! Hijo de torero y criado en el ambiente cordial de esa comarca que ni deja de ser pueblo ni se convierte en ciudad, que cual balcón deja ver allá abajo la plaza de toros monumental de San Cristóbal. Jesús Enrique Colombo Silva tiene, además, una gota de sangre alemana. Nació el 29 de septiembre de 1997 en el seno de una familia cristiana, en una comunidad amante del arte y de los toros. Cursó los estudios elementales en la escuela Rafael Álvarez y los de secundaria en el liceo Armando Reverón de Táriba, hasta que pudo más la formación profesional que la disciplina escolar, ya en España. 

La primera vez le vimos más pequeño que la vaquilla que lidiaba y ya mostraba esa elegancia que brota del gusto y del arte, como si se tratara de un inofensivo juguete. Había en ese chiquillo de ocho añitos. El espectáculo era de cómicos, enanos, payasos y personajes infantiles, pero cuando el niño tomó el capote algo cambió, imperó el silencio y luego los ¡olés! ¡Cómo se para! Decía Antoñete que “hay que saber pararse frente al toro…siempre… hasta en la barra de un bar”. 

Su temple ya asomaba al acompasar la embestida del animalito y rematar la suerte con elegancia. Con la cuadrilla de Popeye Torero anduvo por las plazas de Mérida, San Cristóbal y Maracay, y por las más modestas de los pueblos. 

A los 10 años ejecutó por primera vez el arte de matar una res, un becerro de la ganadería de Mario González, con tanto arte que se le premia con las dos orejas. Fue en la feria de Santa Rita, en el taurinísimo estado Aragua. Despertó tanta admiración que el torero venezolano Manuel Medina “El Rubi” le obsequió dos espadas y el Alcalde le pagó sus primeros honorarios. Después lidia en la coqueta placita de Chiguará donde le corta las dos orejas a su becerro; luego en la portátil que se instala en Zea indulta su primer astado, un animal de la ganadería de San José de Bolívar de don Gerónimo Pimentel. Ya el niño saborea el aplauso del público, los elogios, salir en hombros. También sabe de la disciplina, del entrenamiento, del conocimiento del toro, y de las suertes del oficio. El 18 de febrero del 2012 recibe su bautizo de sangre cuando su novillo le produce una dolorosa herida en la ingle y los testículos.

Jesús Colombo padre lo lleva con cuidado, pero, sabedor de la madera que pule, se lo lleva a Guadalajara donde torea con los niños Michelito Lagravere Peniche, de la Mérida hermana de Yucatán; Paola San Román, queretana; Andrés Roca Rey, peruano y Diego Sánchez de Aguascalientes. Viajan a la caliente, hermosa y taurina península de Yucatán y torea en Xmatkuil, población aledaña a la capital yucateca. Allí se entrena con sus compañeritos que aspiran a colocar sus nombres en los carteles feriales. Va a Colombia y al Perú, y en el año 2012 ingresa a la escuela Marcial Lalanda de Madrid, gracias al convenio suscrito entre dicha escuela, el Círculo de Amigos de la Dinastía Bienvenida y la Cátedra Libre de Tauromaquia de la Universidad de Los Andes. Luego lo apodera Juan Ruiz Palomares y bajo su atinando pulso lo lleva sin prisa y sin pausa, atenuando sus impulsos caribeños, y realiza una fulgurante temporada en medio año 2015 como novillero con picadores en Francia y España, y triunfa en casi todos los festejos hasta atesorar la increíble colección de 44 orejas y 7 rabos. 

Jesús Colombo tiene algo de Ponce, esa sensación de que no hay peligro, pero con la gracia de su adolescencia. Y tiene ángel, musa y duende, como define tales atributos Federico García Lorca. Regresa a Venezuela para torear con su paisano y no menos brillante Manolo Vanegas en la Monumental de Valencia el domingo 29 de noviembre, donde lidiarán novillos de don Juan Campolargo. Una de las novilladas más importantes en la historia taurina de Venezuela.

--
Fortunato González es presidente nacional del Círculo T. A. Dinastía Bienvenida de Venezuela. Catedrático de la ULA de Mérida, Miembro de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales, Fundador y Director de la Cátedra de Tauromaquia "G. Briceño Ferrigni" de la U.L.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada