viernes, 30 de mayo de 2014

Juan Bienvenida y la ilusión del “Papa Negro” / Por: Rafael Dupouy Gómez


Juanito Bienvenida en la plaza de toros Monumental de Las Ventas de Madrid.
Foto: Martín. (Archivo: Hnos. Dupouy Gómez)

Se cumplen 15 años del fallecimiento del diestro Juan Mejías Jiménez “Bienvenida”, hijo menor del “Papa Negro”

Juan Bienvenida 
y la ilusión del “Papa Negro”

Por: Rafael Dupouy Gómez
Hoy, 30 de mayo de 2014, se cumplen 15 años del fallecimiento del diestro Juan Mejías Jiménez “Bienvenida”, hijo menor del “Papa Negro” y miembro de la extensa e importante dinastía torera de los “Bienvenida” que marcó una de las épocas más importantes de la historia del toreo.

Por tal motivo y como un homenaje a su recuerdo, he querido compartir con los amables lectores, algunos extractos de las cartas que su padre don Manuel Mejías Rapela, el “Papa Negro”, le escribió con cariño a mi abuelo Florencio Gómez Núñez. En esas afectivas líneas de su puño y letra, hizo especial referencia sobre su hijo Juanito demostrando una profunda convicción e ilusión por su manera de interpretar el toreo, destacándose como una joven promesa que llevaría con orgullo y dignidad el buen nombre de su dinastía por los ruedos del mundo.

En una carta enviada desde su residencia en la calle General Mola, Número 3, de Madrid, el 4 de diciembre de 1956, don Manuel Mejías Rapela, el “Papa Negro”, le expresó a mi abuelo, lo siguiente:

“Querido y gran amigo Florencio Gómez Núñez. Te escribo para suplicarte me escribas dándome detalles de esa temporada que termina el próximo domingo con los cuatro venezolanos y los toros del país. Dios quiera que salgan buenos y que se divierta esa afición de nuestra querida Caracas.

Y digo querida, porque sabes bien mi afecto, cariño y simpatía por Venezuela.

Te vuelvo a insistir (y conste que esto como aficionado y no con cariño de padre) que Juanito está una revelación asombrosa, que la empresa de Madrid y los ganaderos se lo rifan invitándole a tientas, cacerías y toreo campero, que no para ningún día y que la afición de España está pendiente de Juan, que si no tiene una desgracia pronto pasará a todas las marcas del toreo contemporáneo, pues la impetuosidad de este muchacho es arrolladora. El otro día, mató un toro en la finca de la empresa de Madrid, en presencia de Corrochano, Clarito, Jardón, Stuyck, Escanciano y los demás componentes de la empresa de Madrid y muchos aficionados buenos.

Yo no pude asistir por estar con un catarro fuerte. Se tentaron doce vacas utreras y de postre un toro cuatreño destartalado de pitones y tuerto. Toro que pesó doscientos cuarenta kilos en canal, que había estado en las vacas. Y estos señores que arriba te menciono vinieron a esta casa a abrazarme y felicitarme, hablándome todos de las grandes faenas ejecutadas por Juanito. Y como yo sé lo que a los Gómez cuanto les place el bien de los de esta casa, por eso te lo comunico, para que así se lo digas a tus familiares.

Y sin más, recibe saludos de Carmen, abrazos de Pepe y Juanito con uno extenso y con mucho cariño de tu invariable amigo”.

Manuel Mejías

En otra carta, enviada, nuevamente, desde su residencia en la calle General Mola, Número 3, de Madrid, el 15 de enero de 1959, don Manuel Mejías Rapela, el “Papa Negro”, le escribió a mí abuelo Florencio Gómez Núñez, lo siguiente:

“Mi querido y buen amigo. Ante todo miles de felicidades en este nuevo año en unión de vuestros seres queridos y que la salud y la dicha sea siempre con todos. Esta carta os la lleva Juan con un abrazo fuerte en mi nombre, a ver si Dios le da suerte y puede complacer a esa buena afición. Ángel Luis le acompaña, ya conocemos esos toros que aunque no ofrecen mucha confianza, se les pueden descuidar un par de Guayabitas y nada tendría de particular gustase mucho este torero, en fin Dios sobre todo.

Saludos de todos los de esta casa con abrazos de Pepe, y Antonio, y la amistad sincera y leal de vuestro amigo de verdad”.

Manuel Mejías

Juanito Bienvenida, el menor de la dinastía, nació en Sevilla (España) el 31 de julio de 1928. Vistió su primer traje de luces en Motilla del Palancar (Cuenca), el 1 de abril de 1945, actuando con el rejoneador Pepe Anastasio y Juanito Zamora. Esa tarde, le cortó las dos orejas a su primer enemigo y fue sacado a hombros.

El 20 de junio de 1946, debutó en la plaza de toros Arenas de Barcelona, con gran éxito. Actuó en compañía de Gabriel Pericás y Pablo Lalanda, lidiando novillos de Julio Laffite. Al novillo de su presentación de nombre “Tabernero”, marcado con el número 26, le cortó las dos orejas y el rabo. A su segundo, de nombre “Atrevido”, marcado con el número 22, le cortó una oreja. Salió a hombros de la plaza.

El 4 de julio de 1946, en la plaza de toros Monumental de Barcelona (España), Juanito Bienvenida se presentó con los novilleros Julio Pérez “Vito” y Alonso Vega. Juanito Bienvenida a su primer novillo, segundo de la tarde, le cortó una oreja. Sustituyó a su compañero Alonso Vega que resultó corneado, correspondiéndole el último de la tarde, de nombre “Afanoso”, marcado con el número 7, de la ganadería de doña María Luisa Pérez de Centurión. A ese novillo, le ejecutó su famoso par de banderillas sentado en una silla en el medio del ruedo. Juanito, realizó una gran faena con pases muy variados que pusieron al público de pie. Alargó su faena y mató al toro citándolo recibiendo, colocando una gran estocada, que ameritó el descabelló. Cortó dos orejas y rabo, saliendo a hombros de la plaza en compañía de “Vito”. 

El 30 de agosto de 1946, en la plaza de toros Monumental de Barcelona (España), se lidiaron reses de Félix Gómez, para los novilleros Ricardo Balderas, Julio Pérez “Vito” y Juanito Bienvenida. El hijo del “Papa Negro” fue muy aplaudido ante su primer novillo y a su segundo, último de la tarde, le realizó una faena muy variada y valiente, matando al toro de una gran estocada y un descabello, siendo premiado con las dos orejas y rabo, saliendo a hombros de la plaza.

En 1946, disfrutó de un extraordinario cartel en Barcelona (España), toreando ocho tardes, cortando orejas en cinco de ellas, a siete novillos. Ese mismo año, triunfó también en Almendralejo (Badajoz), El Espinar (Segovia) y Hellín (Albacete). 

El 22 de septiembre de 1949, se presentó por primera vez en la Monumental de Las Ventas de Madrid, compartiendo cartel con Pablito Lalanda y Rafael Ortega, lidiando novillos de Clemente Tassara. Juanito Bienvenida no tuvo el éxito deseado. Repitió en esa plaza, el 12 de octubre de 1949, alternando con Jerónimo Pimentel y Alfonso Galera. Bienvenida, dio una vuelta al ruedo con fuerte petición de oreja ante su primer novillo de Buenavista y en su segundo, de la ganadería de Juan Cobaleda, fue ovacionado.

El 7 de marzo de 1954, en Cartagena (España), se lidiaron novillos de Sánchez, para los novilleros Juan Bienvenida, Manuel del Pozo “Rayito” (hijo) y el venezolano César Faraco. Juan Bienvenida dio una vuelta al ruedo enfrentando a su primer novillo; y a su segundo, le cortó una oreja. “Rayito” (hijo) cortó una oreja a cada ejemplar y César Faraco que saludó al tercio en su primer novillo, le cortó una oreja a su segundo. Los tres diestros fueron despedidos con aplausos.

Había actuado como novillero 15 tardes en 1945; 13 en 1946; 17 en 1947; 24 en 1948; 16 en 1949; 7 en 1950; 11 en 1951; 5 en 1953 y 16 en 1954. 

El 24 de abril de 1955, tomó la alternativa en la plaza de toros Monumental de Barcelona (España), de manos del diestro venezolano César Girón, que le cedió el toro “Chorlito”, número 76, de la ganadería de don Ignacio Sánchez, en presencia de Pedro Martínez “Pedrés”. César Girón invitó a Juan Bienvenida a banderillear, haciendo un bonito tercio. Bienvenida en su toro de la alternativa, luego de darle muerte, fue obligado a saludar desde el tercio. En su último toro, realizó una buena faena y dio una vuelta al ruedo.

Toreó ese año, 3 corridas, estoqueó 6 toros y cortó 3 orejas y 1 rabo.

El 16 de septiembre de 1956, en la plaza de toros Monumental de Las Ventas de Madrid, confirmó su alternativa. Su padrino de confirmación fue Alfonso Merino, que le cedió el toro “Bandolero”, de la ganadería de Flores Albarrán, actuando como testigo José María Recondo, quien también confirmaba su alternativa de manos de Juan Bienvenida. En su primer toro, Bienvenida estuvo bien y el público solicitó que fuera premiado con una oreja, que no fue concedida. Ante su segundo enemigo, obtuvo división de opiniones.

El 30 de septiembre de 1956, Juan Bienvenida realizó una gran faena a un toro de la ganadería de Juan Muriel en la plaza de toros Monumental de Las Ventas de Madrid, que no logró culminar satisfactoriamente con la espada, dando la vuelta al ruedo. Alternó esa tarde con Guillermo Carvajal y Antonio Vázquez. Estuvieron presentes el escritor Ernest Hemingway y el actor Henry Fonda. La gran faena que realizó Bienvenida permitió que lo incluyeran, nuevamente, el año siguiente en la feria de San Isidro de Madrid.

Esa temporada toreó 8 corridas, estoqueó 16 toros y cortó 6 orejas y 2 rabos.

En 1957 viajó a Colombia, toreando el 21 y 28 de julio con Luis Miguel Dominguín, Carlos Corpas y el colombiano Manolo Zúñiga. Estuvo bien y dio tres vueltas al ruedo.

El 3 de octubre de 1957, en Úbeda (Jaén), en la corrida de la despedida de Pepe Bienvenida, torearon sus hermanos Antonio y Juan Bienvenida. En esa corrida, Juan Bienvenida cortó cuatro orejas y dos rabos, saliendo a hombros. Toreó ese año, 10 corridas, estoqueó 21 toros, cortó 8 orejas y 3 rabos.

El 18 de mayo de 1958, en Baeza (Jaén), se lidiaron reses de doña Enriqueta de la
Cova, para el rejoneador Rafael Peralta y los diestros Carlos Corpas, Juan Bienvenida y el venezolano Rafael Girón. Rafael Peralta y Juan Bienvenida fueron sacados a hombros de la plaza, luego de cortar el primero, dos orejas y rabo; y el segundo, tres orejas y un rabo. Corpas cortó dos orejas y Girón cortó una oreja. 

El 8 de junio de 1958, en la plaza de toros Monumental de Las Ventas de Madrid se presentaron los toreros Pablo Lozano, Juan Bienvenida y el venezolano Rafael Girón que confirmaba su alternativa de manos de Pablo Lozano. Los toros fueron de la ganadería de don Alfonso Sánchez Fabrés. Pablo Lozano, fue ovacionado en su primero y dio una vuelta al ruedo en su segundo. Juan Bienvenida realizó a su primero, una faena de calidad, siendo premiado con una vuelta al ruedo. El diestro venezolano Rafael Girón, fue ovacionado en sus dos toros, sobresaliendo en sus pares de banderillas. En su segundo toro, Girón invitó a Juan Bienvenida a banderillear, ejecutando un excelente par siendo muy aplaudido por el público presente. 

El 15 de agosto de 1958, en la plaza de Almendralejo (Badajoz), recibió en el aire un pezuñazo de un toro de Miura en el pie, que le produjo serias secuelas que lo afectaron durante toda su carrera taurina. Debido a ello, fue operado en cinco ocasiones.

El 7 de septiembre de 1958, en la plaza de toros Monumental de Las Ventas de Madrid se presentaron los diestros Juan Bienvenida, José María Recondo y Rafael Pedrosa que confirmaba su alternativa. Las reses lidiadas fueron de los herederos de Flores Albarrán. Juan Bienvenida realizó una gran faena a su primer toro y fue premiado con una vuelta al ruedo. En su segundo enemigo, estuvo bien, pero no tuvo suerte a la hora de matarlo. Recondo cortó una oreja y Pedrosa escuchó palmas y ovación.

Esa temporada, toreó 18 corridas, estoqueó 25 toros, cortando un total de 9 orejas y 1 rabo.

El 26 de abril de 1959, se presentaron en Andújar (Jaén), el rejoneador Salvador Guardiola, Juan Bienvenida, Gregorio Sánchez y Curro Romero, lidiándose un ejemplar de Guardiola y seis de García de la Peña. Los diestros Bienvenida, Sánchez y Romero cortaron cada uno, una oreja.

El 12 de octubre de 1959, en la Monumental de Las Ventas de Madrid, el público presenció una estupenda faena muy torera de Juanito Bienvenida ante su segundo toro, recibiendo una fuerte ovación. Se lidiaron toros de María Lourdes Martín de Pérez-Tabernero. Bienvenida actuó con Fermín Murillo y Antonio Cobo, que confirmó su alternativa esa tarde y salió a hombros cortando dos orejas. Ese año, culminó con 12 corridas toreadas, 24 toros estoqueados y 7 orejas cortadas.

El 17 de abril de 1960, se presentaron mano a mano los hermanos Antonio Bienvenida y Juan Bienvenida, lidiando toros de Flores Albarrán. Los hermanos Bienvenida fueron premiados con una vuelta al ruedo enfrentando a sus últimos enemigos. 

El 19 de junio de 1960, Juanito Bienvenida se presentó en la ciudad de Quito (Ecuador) en la segunda corrida de feria, participando con los diestros mexicanos Manuel Capetillo y Juan Silveti. El hijo menor del “Papa Negro” cortó dos orejas a su primer toro de Coaxamalucan (Tlaxcala), siendo una de las faenas que más le gustó y recordaba Juan Bienvenida. Durante la lidia de su segundo, de la ganadería ecuatoriana de Balón, recibió una cornada en la región inguinal, siendo trasladado a la clínica Santa Cecilia de esa capital. Esa cornada fue la más grave sufrida por Juan Bienvenida en su carrera taurina. Capetillo y Silveti cortaron cada uno, una oreja. Esa temporada, toreó 8 corridas, estoqueó 18 toros y cortó 3 orejas.

El 23 de abril de 1961, en la ciudad de Quito (Ecuador), cortó dos orejas, mejorando su actuación en esa plaza. El 1 y 8 de octubre de 1961, unos empresarios libaneses contrataron a los diestros Julio Aparicio, Juan Bienvenida y Juan García “Mondeño” para torear en la ciudad de Beirut (Líbano). Para ello, se acondicionó el estadio de Beirut, y asistieron 60.000 espectadores. Ese año, toreó 7 corridas, estoqueó 14 toros y cortó 6 orejas. El año 1962, toreó 7 corridas, estoqueó 16 toros y cortó 2 orejas.

El año 1963, realizó su última presentación en Madrid, el 14 de abril, alternando con José María Clavel y Antonio de Jesús, ante reses de Salvador Guardiola. Viajó a México y debutó en Ciudad Juárez el 19 de mayo, lidiando toros de la viuda de Franco, alternando con Joselito Huerta y Antonio del Olivar; luego, toreó en Tijuana. Esa temporada toreó 5 corridas, estoqueando 11 toros.

Su última tarde fue el 20 de diciembre de 1964, en Las Palmas (Islas Canarias), ante ganado de Concha y Sierra, en un mano a mano con Paco Herrera. Posteriormente, se dedicó a apoderar a varios toreros, entre ellos a: Joaquín Bernadó, Jaime Ostos, el venezolano “Luis de Aragua” y Dámaso Gómez. 

En el año 1988, en Cercedilla (Madrid), Juan Bienvenida con motivo de cumplir 60 años de edad, decidió dar muerte al último toro de su vida, entusiasmando mucho al público presente. Mató de una gran estocada, otorgándosele las dos orejas y el rabo. Anteriormente, su hermano Ángel Luis también lo había hecho, el 2 de agosto de 1984. Este era un deseo que no pudo cumplir su hermano Antonio.

Como todos los hijos del “Papa Negro”, Juanito Bienvenida se destacó siempre como un distinguido caballero, amable y bondadoso. Gran aficionado a los toros. Fue un torero variado con el capote y fenomenal banderillero que ejecutaba excelentes pares sentado en el estribo o en una silla. De corte clásico, entendía muy bien a los toros y era un hábil muletero. Muchos triunfos se le escaparon a la hora de ejecutar la suerte suprema y por la lesión en su pie que lo dejó un poco cojo. Toreó muchas corridas y festivales benéficos, siendo un diestro profundamente noble y generoso. Lamentablemente, sufrió muchos percances en sus años en activo que perjudicaron su carrera.

Falleció el 30 de mayo de 1999, con 70 años de edad en su residencia de la sierra madrileña, en el término municipal de Navalagamella. Numerosos familiares, amigos, toreros, ganaderos, artistas y aficionados taurinos asistieron al acto del sepelio y al Cementerio de la Sacramental de Santa María en Madrid donde fue sepultado.

Su padre don Manuel Mejías Rapela el “Papa Negro”, siempre le apoyó con desmedida y auténtica ilusión. 

Paz a su alma en el 15º aniversario de su triste partida. Que Dios lo tenga en la gloria

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada