jueves, 25 de febrero de 2016

El pintor Manolo del Pozo en el Museo Taurino de Bienvenida. / por Juan Lamarca


El pintor Manolo del Pozo ante su impresionante copia del cuadro de Manuel Mejías "Bienvenida", el "Papa Negro"

 El pintor Manolo del Pozo en el Museo Taurino de Bienvenida.

Juan Lamarca López
'Dinastía Bienvenida' blogspot.
El próximo sábado se va a inaugurar un museo taurino en la localidad pacense de Bienvenida, cuna de los toreros que integraron la famosa Dinastía torera que adoptaron su nombre. Precisamente este centro cultural esta´dedicado a esta familia que tanta gloria ha dado el toreo y que lució como un blasón el nombre de Bienvenida.

Esta loable iniciativa del Ayuntamiento bienvenidense liderada por su alcalde Antonio Carmona, culminada con esta feliz realidad que echa a andar con el nombre de Centro de Visitantes Dehesa y Toro "DinastíaBienvenida" ha contado con el aliento de distintas entidades taurinas y personas del mundo de la cultura taurómaca, siendo así que un entusiasta y culto aficionado, directivo precisamente de la asociación Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida, el prestigioso penalista José Ramón García, ha donado una obra que enriquece y enaltece el fondo museístico que se expone.

Se trata de una copia al óleo, del pintor de Alburquerque, Manolo del Pozo, con la figura del artífice de la dinastía torera de Bienvenida, Manuel Mejías Rapela, (1884-1964),verdadero artífice de esta transcendental saga de la historia del toreo, más conocido como el "Papa Negro", apodo fruto de la admiración del periodista José de la Loma "Don Modesto" del diario "El Liberal". 

Ocurrió en el año 1910, cuando después de torear Bienvenida la corrida del 2 de mayo con el Gallo y Manolete, Don Modesto terminaba su crónica versificando así su triunfal actuación:

De Bienvenida el pendón
ondula mirando al cielo
y a sus pies al ras del suelo
y entre gloriosas muletas,
«se estremecen» las coletas
de Lagartijo y Frascuelo.


La pintura original es del genial sevillano Baldomero Romero Ressendi (1922-1977) maestro del expresionismo, que otorga a su obra de una carga de simbología impactante con el retrato fidedigno de la personalidad y estilo de un hombre de leyenda como fue Manuel Mejías "Bienvenida".

Es curiosa la collera taurina que han llegado a formar el pintor Manolo del Pozo y el bienvenidista José Ramón García, un salmantino al que la llamada del amor surgida de las faldas del castillo vigilante de la raya con Portugal, lo vincula a esta tierra de Alburquerque, y al que el sensible trazo de los pinceles del pintor amigo conmueve su exquisita sensibilidad taurina, auténtica pasión por la mejor expresión artística que prende en él en su años mozos con el toreo de su paisano Julio Robles y que culmina, a través de sus admirados curritos, en el ara tomasista.

El pintor y el mecenas, 
unidos por el arte.

Las altas cualidades pictóricas para el retrato de Manolo del Pozo no pasaron desapercibidas para el fino olfato del letrado, de poderosa y amigable muleta legal para tantos y tantos taurinos que buscan el cobijo de su toga por el foro madrileño, y es así que del artista de Alburquerque, auspiciado por el bueno de José Ramón, va brotando una auténtica colección taurina y al museo de Bienvenida ha ido a parar una de sus mejores piezas.

Vayamos a Bienvenida, allá nos vemos.


José Ramón García, Secretario Gral. del Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida interviene en un acto social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada