martes, 12 de enero de 2016

MADRID: D. JOSÉ Mª ÁLVAREZ DEL MANZANO RECIBE EL XII PREMIO 'ANTONIO BIENVENIDA' A LOS VALORES HUMANOS.


Aula de Tauromaquia 'Angel Luis Bienvenida'
del Teatro Muñoz Seca.
José Luis Bote, 'Fundi', J. Mª Álvarez del Manzano, Miguel Mejías 'Bienvenida', Mª Dolores Navarro, Juan Lamarca, y Felipe Díaz Murillo. /Fotografía de Muriel/


D. JOSÉ Mª ÁLVAREZ DEL MANZANO Y LÓPEZ DEL HIERRO

XII PREMIO 
'ANTONIO BIENVENIDA' A LOS VALORES HUMANOS

José María Álvarez del Manzano y Miguel Mejías 'Bienvenida'
/Fotografía de Muriel/


Gabinete de Prensa Dinastía Bienvenida
Madrid, 12 de Enero de 2016.
De emotivo, brillante y en definitiva, memorable, se puede calificar el acto de entrega a don José María Álvarez del Manzano y López del Hierro, del Premio 'Antonio Bienvenida' a los Valores Humanos que otorga el Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida, en su décima segunda edición.

Ha sido en el Teatro Muñoz Seca de Madrid, sede del Aula de Tauromaquia 'Ángel Luis Bienvenida', por gentileza de su empresario don Enrique Cornejo, donde ha tenido lugar el memorable evento para rendir homenaje a un hombre conocido principalmente por regir los destinos de la capital de España como alcalde electo durante tres mandatos, y afición a los toros a los que siempre ofreció su apoyo, siendo artífice de la fructífera realidad de la Escuela de Tauromaquia "Marcial Lalanda", de Madrid, cuyo Patronato presidió durante todo el tiempo de su alcaldía por el Partido Popular.

Fue el empresario teatral Enrique Cornejo quien abrió el acto, tras sonar los acordes del himno nacional respetuosamente escuchado por el público en pie que abarrotaba la sala, dando la acogida a don José María y a esta celebración tan merecida del mundo del toro en el seno del Aula de Tauromaquia 'Angel Luis Bienvenida' y precisamente en el escenario de un teatro, a cuyas representaciones escénicas es tan asiduo el señor Álvarez del Manzano para orgullo de este gremio profesional.


Continuó Juan Lamarca, vicepresidente 1º de asociación bienvenidista, con el ofrecimiento del Premio otorgado y la presentación de los intervinientes, justificando dos ausencias importantes como la de su presidente don Fernando Claramunt por problemas de salud y cuyo mensaje fue leído, y la de don José Miguel Arroyo 'Joselito', también por grave incidencia clínica en el seno familiar.

Refirió el criterio de concesión de este preciado galardón por parte del directorio del Círculo Bienvenida basado en una objetiva estimación de méritos, por su ejemplaridad en el responsable ejercicio y desarrollo de sus múltiples actividades en el campo del derecho, en la política y en la tauromaquia, todas ellas desarrolladas desde el más alto sentido de humanidad, de valores y principios, y con la torería que le hizo merecedor en su día al Premio Bienvenida de dicho nombre del Circulo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida.

No podía faltar la mención a distintos mensajes de felicitación y adhesión emitidos por miembros del movimiento bienvenidista, tales como los del escritor don Fernando del Arco, fundador del Capítulo de Barcelona, del Ldo. don Mauricio Riofrío, presidente del Capítulo de Quito, del profesor don Fortunato González, presidente nacional de Venezuela y en representación de los once Capítulos Bienvenida allá instituidos, y también en nombre de la Cátedra de Tauromaquia de la Universidad de los Andes, o también, entre otros muchos, del bibliófilo taurino don Jorge Espinosa de los Monteros, presidente del Capítulo de México.


Prosiguió en turno de intervención don Felipe Díaz Murillo, testigo excepcional de la trayectoria política y personal de don José María desde los tiempos de oposición del edil madrileño hasta todo el período que ejerció como Alcalde de la Villa de Madrid, en el que Díaz Murillo fue estrecho colaborador desde su cargo de Jefe de Protocolo del Alcalde, y Director Técnico de la Escuela de Tauromaquia de la Venta del Batán.

Prolija y muy descriptiva fue su exposición, reafirmando que don José María en su brillante y eficiente trayectoria siempre ha destacado por su buen hacer, su simpatía y sobre todo por su hombría de bien. En esta época átona de valores y crisis familiares dá gusto contemplar la egregia figura de don José María Alvarez del Manzano. Cabeza de familia modélico amante fiel de su esposa doña María Eulalia Miró,presente en el acto, y de sus cuatro hijos, Jose María, María, Marta y Mónica siempre ha sido defensor a ultranza de principios morales y éticos inquebrantables frente a épocas como la presente en las que parece privar solo el dinero y el poder.

Por todo lo expuesto, dijo don Felipe, no ofrece duda alguna la justicia de la concesión del “Premio Antonio Bienvenida a los Valores Humanos” al Excelentísimo Señor don José María Alvarez del Manzano y López del Hierro como personaje portador de los valores y virtudes, que siempre han caracterizado lo largo de la Historia a los miembros de la dinastía Bienvenida.

José Pedro Prados 'Fundi'

Muy presente estuvo el tema de la Escuela de Tauromaquia de Madrid, y máxime por el reprobable ataque por parte del consistorio comunista actual que ha decidido la tropelía de su próxima desaparición. 
Es por ello que se valoró con mayor realce la providencial intervención en su instauración y desarrollo por parte de don José María; y en ello abundaron dos personas claves como los magníficos matadores de toros, don José Pedro Prados 'Fundi' y don José Luis Bote, antiguos alumnos de la Escuela, y actualmente directores, junto con 'Joselito'.

José Luis Bote

La emoción que emanaba de estos grandiosos toreros relatando sus vivencias en la Escuela "Marcial Lalanda" y lo que ello supuso en sus vidas, y no solo en lo profesional, y con la benefactora influencia del señor Álvarez del Manzano, caló en el corazón del público que rompió en aplausos en repetidas ocasiones.

María Dolores Navarro

El que fuera inolvidable Alcalde de Madrid, se caracterizó por su permanente relación humana que el equipo que le rodeó tanto político como administrativo. Una de estas personas y más destacadas ha sido la Concejal doña María Dolores Navarro Ruiz, la entrañable Lola Navarro, también conocida como la "Musa del toreo" por su cariño y demostrado apoyo al mundo del toro, que glosó la categoría profesional, política y humana de una figura inconmensurable donde siempre predominó en su afán la búsqueda del bien común para los demás, dijo.

Don Miguel Mejías 'Bienvenida' recordó la amistad que unió a su padre don Ángel Luis con don José María, y lo partidario que este fue siempre de los toreros de su casa, contando anécdotas muy singulares que reflejaban la hermandad existente entre ellos y el carácter de bonhomía y altruismo de don José María. Entregándole a continuación el galardón concedido con la magnífica escultura, obra de Santiago de Santiago, que representa a Antonio Bienvenida citando con la muleta plegada en la mano izquierda, en su famosa suerte del 'pase cambiado'.


Desde su humilde satisfacción, don José María Álvarez del Manzano y López del Hierro, manifestó su gratitud al Círculo Bienvenida, a la Dinastía torera en la persona de su último eslabón, Miguel Mejía; al público asistente, entre el que se encontraba el que fuera su Teniente de Alcalde, don Juan Antonio Gómez Angulo, valorándole justamente y recordándole con sumo afecto los tiempos compartidos.


Y así lo hizo igualmente con cada uno de los integrantes que le acompañaban en la tribuna. Muy sentidas las palabras a los que fueron cercanos y estrechos colaboradores en el gobierno del Ayuntamiento de Madrid, Lola Navarro y Felipe Díaz Murillo, "su mozo de espadas" como así le llama  cariñosamente; dejando para el final a "su Escuela", a "sus toreros" y actuales directores, José Luis Bote y Fundi, toda una historia común compartida que recreó con el señorío y aire paternal que conmovió a todos, afirmando como colofón que si importante era formar a los alumnos para ser toreros, mucho más y lo fue educarlos para ser hombres. 
Todos los alumnos, prosiguió, llegaron siendo unos niños y el paso por la Escuela les dejó una profunda huella en los hombres que hoy son.

Don José María, no dejó pasar la ocasión, reconociendo la crisis de todo orden que atraviesa la Fiesta, para animar a los aficionados a sentirse orgullosos de ello y a dar la cara y combatir desde el lugar o puesto que ocupen a los enemigos de la Fiesta, y a luchar por sus legítimos derechos, el de la libertad de ir a los toros, y la defensa de su prestigio como ancestro y valor cultural de identidad española. Afirmó que él seguirá en la integrado en la nueva Fundación Taurina y colaborar a dar la batalla en el campo social, jurídico y político.

Clamoroso final con una cerrada ovación del público puesto en pie entre vítores a la fiesta y a España.

Fotografías de Ricardo R. Relvas



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada