martes, 1 de mayo de 2012

Antonio Bienvenida y el afeitado / Por Aquilino Sánchez Nodal


Antonio Mejías "Bienvenida

HAY QUE IR A LA PLAZA 
POR PROPIA CAUSA Y POR LA DE LOS DEMÁS 


Aquilino Sánchez Nodal 
  
Madrid, 1 de Mayo de 2012.-
Como muchos aficionados no se me da muy bien vivir fuera del toro, pero la insensibilidad y el mamoneo de los que deberían estar más interesados en cuidar de la fiesta y su propio negocio, por necesidad espiritual o por su futuro profesional están consiguiendo que cambie de prioridades. No siempre las figuras son los únicos culpables, mucho del delito habría que achacárselo a la "tropa" por no dedicar todo su empeño e ilusión en desbancar el orden establecido en los despachos. Con demasiada frecuencia observamos el desinterés con que actúan los toreros llamados modestos cuando les surge una oportunidad. En muchos se adivina que pretenden ser "clones" de sus admirados maestros. Naturalmente, la copia carece de profundidad, personalidad y falta de la esencia del toreo propio. Estos matadores que se propugnan como alternativa para derrocar a los agraciados con la fortuna y la fama, que se declaran indomables del toreo, en la primera oportunidad de importancia cambian de personalidad para convertirse en ese extraño que todos llevamos dentro. En el toro hay que ser conscientes, aprovechar cada minuto, no abandonarse en fantasías, ni confiar en la suerte. En el mundo profesional del toro, cada torero obtiene la parte de fortuna que se merece. 

En los primeros años de la década de los 50 del pasado Siglo sucedió un acontecimiento que definiría e igualaría oportunidades, resultando decisivo para el futuro de la fiesta. Se había celebrado la Corrida del Montepío de Toreros, en la Plaza de Toros de Las Ventas. Antonio Bienvenida, Manolo Carmona y el mejicano, Juan Silveti, los toros fueron del Conde de la Corte. El triunfo fue de época, los tres matadores en hombros saliendo por la Puerta Grande, el público entusiasmado: - ¡Habían podido, sin reparos, a toros íntegros!. Ese día se rompía la creencia que era obligación de los aficionados aceptar del fraude del afeitado como cosa natural y permitido desde el final de la guerra. La prensa especializada propagaba, "al toro de hoy no se le puede hacer el toreo de antes sin estar afeitado". Curro Meloja, denuncia desde la radio el perjuicio para la fiesta que causan estas mañanas fraudulentas. Estaba solo, necesitaba una máxima figura del toreo que estuviera dispuesto a exigir el toro de verdad y dar el paso decisivo para que se suprimiera el denigrante afeitado generalizado en todas las corridas. Curro Meloja eligió a Antonio Bienvenida por sus grandiosas tardes, sobre todo en Madrid. 

Antonio Bienvenida, a través de las ondas de Radio Madrid, comienza una campaña de denuncia publica del fraude:


 "He sido el primero en haber toreado toros afeitados, como todos. Por el futuro de la fiesta y para mantener su grandeza debemos exigir a la autoridad que controle este infame fraude de la manipulación de los toros"


Los aficionados se pusieron al lado de Antonio Bienvenida, mientras que los taurinos y los profesionales, especialmente los toreros, atacaron ferozmente a Bienvenida. Todos se sintieron traicionados por descubrir el engaño y, algunos de los más importantes matadores se negaron a compartir cartel junto al "esquirol", Julio Aparicio, Miguel Baez "Litri", Antonio Ordóñez y muchos más que no querían pasar por el amargo trago de jugarse el pellejo ante pitones sin manipular. Eran tiempos de decisiones valientes que igualaban las posibilidades de triunfo a todos los matadores. Después la política, la falsedad, la promoción y el poder, han devuelto a cada cual al lugar que corresponde. 

Pues eso, que cuando un pobre come merluza, uno de los dos está malo. 
****
Enlaces relacionados: 
ABC Hemeroteca
En octubre de 1952 estalla el escándalo de los toros afeitados ABC publica una serie de impresionantes fotografías que causan el estupor y la indignación de los aficionados. En ellas se pueden contemplar las manipulaciones del afeitado L A fiesta a partir de Manolete y, más todavía, desde la muerte del último califa cordobés, se había precipitado por un terraplén de fraudes y corruptelas. No es que se afeitaran las corridas de toros, es que se desmochaban escandalosamente. El prestigioso critico taurino de Radio Madrid, Carlos de Larra, que popularizó el seudónimo de Curro Me o a denunciaba constantemente desde sus famosas portadas radiofónicas el bochornoso despuntado de las astas de los toros. La corrida del 12 de octubre de 1952 a beneficio del Montepío de Toreros, en la que se lidian seis toros cinqueños y astifinos del conde de la Corte supone un éxito de clamor para Antonio Bienvenida, el mejicano Juan Silveti y el sevillano- hoy banderillero-

ABC Hemeroteca: Antonio Bienvenida inmortaliza a dos toros del conde de la Corte y declara la guerra al afeitado



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada