lunes, 27 de enero de 2014

Gran triunfo de Fabio Castañeda en la feria de San Sebastián / Por Juan Lamarca


-Fotografías de Juan Fajardo-
Plaza de toros de Pueblo Nuevo de San Cristóbal-Venezuela

Quincuagésima Feria Internacional de San Sebastián
Jueves 23.01.2014 - Encierro de la ganadería española"Torrestrella" para los españoles David Fandila "El Fandi", Iván Fandiño y el venezolano Fabio Castañeda, que toma la Alternativa.

Gloriosa alternativa de Fabio Castañeda
  • Otro fruto de la Escuela de Tauromaquia "Marcial Lalanda" de Madrid a la que llegó becado por Convenio de Colaboración entre el Círculo Bienvenida, Escuela Taurina "César Faraco" de San Cristóbal, y CIEPROL de la Universidad de los Andes de Mérida

Juan Lamarca
Madrid, 27 de Enero de 2014.-Este modesto pero entusiasta medio, "Dinastía Bienvenida" blogspot, reaparace tras unos días de inactividad por causas de fuerza mayor. Cosas importantes han acaecido durante este tiempo en un crispado e inquieto mundo taurino girando en torno a la problemática originada por la actitud de los 5+1 contra Canorea y la Mestranza e Sevilla. La consecuencia de ello en relación con los carteles de las primeras ferias españolas con el tejemaneje de despachos y grupos de presión ante la mirada del aficionado que se remueve por la blogsfera y redes sociales de internet frente a los decepcionantes posicionamientos adoptados por la mayoría de los intérpretes de la crítica taurina.

Por otro lado las ferias americanas siguen boyantes y mantienen el interés con sus espectaculares corridas en México, Venezuela y Colombia, apuntalando la pervivencia de la Fiesta frente a la difícil situación que le empuja el acoso y derribo de las fuerzas hostiles antitaurinas en el campo social, político y administrativo.

Ya nos iremos incorporando, poco a poco, a la demanda de la actualidad imparable, y a la opinión respetable e independiente de nutre habitualmente este blogspot; pero entre todo ello, valoramos como acontecimiento taurino más destacable en este breve tiempo el del triunfo del venezolano FABIO CASTAÑEDA en la recién finalizada feria de "San Sebastián" de la ciudad de San Cristóbal, capital del estado del Táchira, y conocida como la "Ciudad de la Cordialidad", con toda justicia según tenemos contrastado, y aun lamentando la inasistencia por causa ajenas a la propia voluntad que ha impedido compartir las corridas y su fabuloso ambiente con las buenas gentes tachirenes, asi como las actividades de los amigos del Círculo Taurino de la Dinastía Bienvenida, encabezados por el Capítulo Local de San Cristóbal, a la vera del Capítulo Nacional de Venezuela.

Efectivamente, el caso de FABIO CASTAÑEDA es digno de resaltar, al protagonizar una alternativa ideal como es lograr, con toda justicia, la concesión del indulto de un toro bravo del encierro español de Torrestrella, y por lo que se le otorgaron por Presidencia los máximos trofeos simbólicos.

El triunfo de FABIO se erige como la reivindicación del orgullo venezolano tan necesario en esta crítica etapa de precariedad bolivariana, es el el triunfo del toreo, supone el triunfo de la fe de un muchacho soñador, e identifica el triunfo de la esperanza de los que creyeron en él.

De epopeya se podría calificar el recorrido del joven tachirense desde sus bisoñez inicial en la Escuela Taurina "César Faraco" de San Cristóbal -vaya muestro emocionado recuerdo al fallecido "El Cóndor de los Andes"- al logro de su selección, entre otros aspirantes, en el Certamen convocado por el CIEPROL de la Universidad de los Andes de Mérida, con la sabia dirección de catedrático Fortunato González, para obtener una beca a través del Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida, para su admisión como alumno a fin de recibir su formación en la Escuela de Tauromaquia "Marcial Lalanda" de Madrid.

La acogedora, legendaria y prestigiosa institución municipal madrileña, instalada en el Batán de la Casa de Campo, tomó con los brazos abiertos a un joven desconocido que lo puso al amparo de la entrañable familia del conserje Iluminado García, cursando su escolaridad matutina en colegio público municipal, y por la tardes recibiendo la docencia taurina del distinguido claustro de profesores de la Escuela, con especial dedicación del Maestro Joquín Bernadó, y el vehemente auspicio de Felipe Díaz Murillo, director de la Escuela, que propició el buen aprovechamiento del alumno venezolano que pronto presentó sus credenciales innatas para ser el discípulo que más clases prácticas y festejos públicos ha toreado en la larga historia de las actividades de la Escuela madrileña.

Tres años de enseñanza y convivencia, viviendo en torero entre toreros y caballeros, que confirmaron su ilusionantes aspiraciones de ser un buen profesional y que cimentaron una sólida formación sobre sus condiciones naturales.
De poco la valió todo ello aquí en España ante la lamentable situación del mundo profesional que prácticamente deja inéditos a tantos jóvenes aspirantes a engrosar el escalafón de matador de toros; a causa de ello y lejos de desmoralizarlo, FABIO CASTAÑEDA decidió buscar nuevos horizontes por los campos franceses y allí encontró en la persona del ganadero el ganadero Patrick Laugier el amparo de su tenaz y eficiente apoderamiento que culmina con su contratación en la feria de San Cristóbal en un cartel de lujo de toros y toreros.

El hecho de llegar a su alternativa, supone ya un triunfo humano, un triunfo sobre su azarosa e incierta vida, y un triunfo sobre la muerte en su enfrentamiento a toros encastados de Don Álvaro Domecq y que le acercan a la gloria soñada.

Felicitaciones, querido FABIO CASTAÑEDA, las más efusivas y extensivas a tus mayores partidarios como son tus padres y tu hermanos, y nuestros mejores deseos de desarrollar una vida torera encaminada a tu superior realización que contribuya al prestigio en tu Patria venezolana y al mayor engrandecimiento de la fiesta en el orbe taurino.

-Fotografías de Juan Fajardo-
Fabio Castañeda al natural con "Flor Azul" de Torrestrella, indultado.

CRÓNICA DE LA CORRIDA

por: Víctor Ramírez “Vitico”
La faena del nuevo matador venezolano fue emotiva, sincera, con garra y emoción. Un toro encastado se fundió con un diestro al que le funciona la cabeza, que corre la mano con estilo. La labor de Castañeda se vivió por momentos con el gozo del buen toreo y la emoción de un toro con agresividad, casta y duración. Buenas y largas tandas de muletazos, de mano baja con un astado que fue a más en todo momento. La petición de indulto se remató con el perdón del astado y las dos orejas simbólicas para el toricantano.
  • Toros de Torrestrella, roso”, número 76, negro mulato listón, al que se premió con la vuelta al ruedo y el sexto, “Flor Azul”, número 107, negro, que fue indultado. 
--El Fandi, de carmín y oro: Oreja y oreja.
--Iván Fandiño, de rosa y oro: Silencio y silencio.
--Fabio Castañeda, de azul rey y oro: Saludos y dos orejas simbólicas.

Fabio Castañeda tomó la alternativa con el toro “Lirio”, número 87, negro. Destacó en la brega Eliécer Paredes.bien presentados. Bravos, encastados, con movilidad y transmisión el segundo “Menti

  • Fabio Castañeda triunfó de forma rotunda en su alternativa, que contó con el aliciente de ser con los toros españoles de Torrestrella, en un festejo en el que David Fandila “El Fandi” también salió por la puerta grande, en una corrida en la que dos de los toros fueron bravos, encastados e importantes.

Fabio Castañeda saludó con una larga cambiada de rodillas a “Lirio”, el toro de su alternativa, al que lanceó muy bien a la verónica. Tras un vibrante tercio de banderillas, y una emotiva ceremonia, comenzó el trasteo con derechazos de rodillas. El astado, noble pero tardo, fue una prueba para Castañeda, que le toreó con temple, gusto y técnica, perdiéndole pasos entre muletazo y muletazo, entendiéndole y llevándole largo. Varios pases tuvieron estética, gusto y clase. Una estocada atravesada que asomó dejó todo en una ovación. Pero faltaba por salir “Flor Azul” un toro muy bravo, encastado y repetidor. Castañeda lo lanceó con gusto a la verónica y lo banderilleó con voluntad, en compañía de El Fandi. La faena del nuevo matador venezolano fue emotiva, sincera, con garra y emoción. Un toro encastado se fundió con un diestro al que le funciona la cabeza, que corre la mano con estilo. La labor de Castañeda se vivió por momentos con el gozo del buen toreo y la emoción de un toro con agresividad, casta y duración. Buenas y largas tandas de muletazos, de mano baja con un astado que fue a más en todo momento. La petición de indulto se remató con el perdón del astado y las dos orejas simbólicas para el toricantano.

“Mentiroso” fue el segundo de la tarde, bravo, encastado, repetidor, que tomó los engaños con prontitud, temple, clase y largura. Un toro extraordinario. Ahora bien, si empezamos hablando del toro y no del torero, algo no funcionó. 
El Fandi le toreó con facilidad con el capote y le banderilleó vistoso. Con la muleta el español nunca se asentó, le dio muchos pases, rapiditos, profesionales, por puro oficio. Pero no hubo gusto ni temple, ante un toro que ajeno a las carencias del diestro siempre fue a más, pero que no perdonó un descuido, pegándole un achuchón al granadino, que se dio a gesticular con el público para pedir la música. A todas estas “Mentiroso” se fue al destazadero con una faena adentro y El Fandi paseó una oreja menor de un toro mayor.

Al cuarto lo recibió con una larga cambiada de rodillas, le banderilleó con su habitual derroche de facultades y cuajó una faena entonada, alegre y bullidora, que tras pinchazo y estocada entera fulminante, le dio el pasaporte para la oreja.

Nula suerte la de Iván Fandiño que se llevó un lote precioso de hechuras pero vacío. Casi que sus dos toros fueron un calco, parados, tardos y sin recorrido. En el haber del español, varios lances, algún buen muletazo y una soberbia estocada en su primero. Cumplió con dignidad. Al final de la tarde Fabio Castañeda, El Fandi, el mayoral de la ganadería y Alex Pereira salieron a hombros por la puerta grande.

FICHA DE LA CORRIDA
Plaza de toros de San Cristóbal
Jueves 23 de enero.
Lleno total en tarde soleada.

Toros de Torrestrella, bien presentados. Bravos, encastados, con movilidad y transmisión el segundo “Mentiroso”, número 76, negro mulato listón, al que se premió con la vuelta al ruedo y el sexto, “Flor Azul”, número 107, negro, que fue indultado. 

Los más deslucidos, por sosos y sin recorrido, tercero y quinto. Nobles primero y cuarto.
Pesos: 460, 460, 440, 480, 460 y 450 kilos.

El Fandi, de carmín y oro: Oreja y oreja.
Iván Fandiño, de rosa y oro: Silencio y silencio.
Fabio Castañeda, de azul rey y oro: Saludos y dos orejas simbólicas.

Fabio Castañeda tomó la alternativa con el toro “Lirio”, número 87, negro. Destacó en la brega Eliécer Paredes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada